miércoles, 29 de julio de 2015

Pizza de frutas

Sé que siempre digo que la receta de turno que publico es súuuuuper recomendable, lo sé, pero ésta, junto con la de la tarta mágica que publicaré más adelante, son LAS RECETAS del verano,  y ésta en cuestión además de fresquita, cargada de vitaminas. Dos veces seguidas la hice porque la primera voló en nada.
 


Ingredientes:
 
 
Para la base:

190 Gr. de harina (en mi caso 70 integral + 120 normal)

1/2 cucharadita de polvo de hornear

1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio

1/4 cucharadita de sal

150 Gr. de azúcar granulada

110 Gr. de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente pero no demasiado blanda

1 huevo grande

1 cucharadita de extracto de vainilla

 

Preparación:

 
Precalienta el horno a 175º.

Prepara un molde para pizza de unos 30 cm, con papel de hornear y engrásalo.

En un bol mezcla la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal. Reserva.

En el cuenco de una batidora de pie provista de una pala (o con una eléctrica con la varilla), bate el azúcar y la mantequilla hasta que esté cremoso.

Mezcla el huevo con la vainilla y agrega lentamente.

Incorpora ahora los ingredientes secos poco a poco.

Engrásate ligeramente las manos con aceite para cocinar (para que no se te pegue) y luego extiende la masa de galletas en el fondo del molde, que previamente has preparado, en una capa lo más uniforme posible.

Hornea de 12 a 14 minutos hasta que los bordes estén dorados.

Deja enfriar 10 minutos en el molde y después, con mucho cuidado pues es bastante frágil, desmolda sobre rejilla y deja que se enfríe completamente

Para montar la tarta:

 Ingredientes:

       1 Base de la receta anterior completamente fría.

230 Gr. de queso crema (tipo Philadelphia), atemperado pero aún fresco

50 Gr. de azúcar granulada

1/2 cucharadita extracto de vainilla

Surtido de fruta fresca (como por ejemplo kiwi, fresas laminadas, frambuesas, arándanos y gajos de mandarina en conserva)

75 Gr. de mermelada de albaricoque, pasada por un colador para eliminar posibles grumos

1 cucharada de agua

 
Preparación:

 Coloca la masa sobre el plato de presentación.

En un bol mezcla con una batidora de mano eléctrica (o en el cuenco de una batidora de pie), el queso crema con el azúcar y la vainilla hasta que la mezcla esté suave y esponjosa.

Extiende uniformemente sobre la masa ya fría.

Dispón la fruta como más te guste.

En un bol pequeño mezcla mermelada colada y agua. Pincela con esta mezcla sobre la fruta ya dispuesta para darle brillo y también evitar así que se seque la fruta.

Ponla a refrigerar un par de horas (yo lo hago con unos palillos tronchados en su punta superior y clavados en la tarta y sobre éstos film transparente para que el plástico no toque la fruta, o si tú tienes un “invento” mejor ¡cuéntamelo por favor !)

Y este trozo para la foto, me supo a gloria después de la sesión :o)


Fuente: Traducido de Cooking Classy