miércoles, 19 de julio de 2017

Bundt Cake del lavanda y limón



Ingredientes
·        160 g de azúcar blanco
·        1 y 1/2 cucharadita de flores secas de lavanda (también llamadas espliego,        aptas para el consumo)
·        160 g (1 ½ cups) de harina de trigo de uso común
·        40 g de fécula de patata o en su defecto maizena
·        ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
·        ½ cucharadita de bicarbonato sódico
·        ¼ cucharadita de sal
·        2 huevos (L)
·        120 ml (½ cup) de aceite de oliva suave, o girasol
·        225 g (1 cup) de yogur griego natural sin azúcar
·        Ralladura de 1 limón mediano
·        30 ml (2 cucharadas) de zumo de limón
·        Azúcar glas, para espolvorear

Elaboración

Enciende el horno para que se vaya calentando a 175º, posición central. 
Prepara el molde (uno de Ø20 con pared alta o uno de Bundt de 10 tazas)
Tritura las flores de lavanda junto con el azúcar, hasta que las flores no se distingan y el azúcar esté hecho polvo (pobre azúcar ☺)
En otro bol tamiza la harina con la levadura, el bicarbonato y la sal. Reserva.
Añade el azúcar que antes has triturado y mezcla bien con unas varillas.
El otro bol aparte bate los huevos con el aceite y el yogur hasta obtener una mezcla homogénea.
Haz un hueco en los ingredientes secos y echa en él la mezcla líquida.
Añade el zumo de limón y la ralladura e integra con una espátula de silicona, justo hasta que todo esté medianamente combinado o quedará un bizcocho denso y pesado
Vierte la mezcla en el molde que previamente has preparado y hornea durante unos 45-50 minutos, hasta que al insertar una brocheta salga limpia sin restos de masa.

Sácalo del horno y déjalo reposar en el molde 10 minutos antes de desmoldar y poner a enfriar en una rejilla.

Fuente: Adaptada de Pemberley & cupcakes

miércoles, 5 de julio de 2017

Tarta de fresas y frambuesas




Ingredientes para un molde de 11 x 33 cm.:
Para la base:
250 g. de harina repostería
125 g. de mantequilla fría
60 g. de azúcar glasé
1 huevo

Para el relleno:
500 g. de fresas (si no añadimos las frambuesas serán 750 g.)
250 g. de frambuesas
80 g. de azúcar
40 g. de maizena

Para el acabado:
1 huevo batido

Preparación: 

Enciende el horno para que se vaya calentando a 180º.
Pon en un bol la mantequilla, el azúcar y la harina y pellizca con los dedos hasta conseguir unas migas tipo arena.

Añade el huevo y mezcla amasando hasta obtener una masa lisa y sin grumos.
Coloca la masa entre dos papeles de hornear y estira con un grosor de unos 3 mm.
Si hace mucho calor, déjala reposar en la nevera 30 minutos. Si no está demasiado blanda la puedes colocar sobre el molde, cubriendo bien los huecos. Corta el sobrante y deja reposar en la nevera 10 min.
La masa que sobra, la vuelves a estirar y la dejas reposar en la nevera.
Mientras reposa la masa, pon en un bol las fresas lavadas, sin hojas y cortadas en trocitos. Agrega las frambuesas.
Añade la maizena y el azúcar y mezcla para que se impregnen bien.


Retira el molde de la nevera, vierte las fresas y alisa la superficie.
Retira también de la nevera el resto de masa que te ha quedado y con un cuchillo o corta pizza haz tiras de unos 5 mm de ancho y las vas colocando por encima para hacer el enrejado.
Como aún te quedará un poquito de masa puedes cortar unas flores, o lo que tengas o quieras, para adornar el enrejado.
Pincela  las tiras de masa con el huevo batido, coloca las flores y pincela también las flores.

Hornea 30 minutos, saca del horno y deja reposar 5 minutos. Después con cuidado desmolda sobre una rejilla. 

Fuente: Dulces Bocados