domingo, 13 de julio de 2014

Angel food cake


Hace tiempo que sentía curiosidad por este bizcocho tipicamente americano. Sobre todo por el nombre... algo así como pastel de Ángel
La primera vez lo hice casi como explica en la receta  de El rincón de Bea, pero la segunda cambié algunas cosillas y me ha gustado mucho más.
Los angel food son súper esponjosos, pero de verdad, es decir,  que su tacto es como tocar una esponja, es como "gomoso"  . . .  más bien como morder una nube de azúcar o un marshmallow ☺. Cuando lo mojas en el café no se rompe ni desmiga nada. Textura rara, pero me ha conquistado, sobre todo esta receta de vainilla y anís.

El mayor problema, que no es tal, es el molde, que es un poco especialito, No tiene que ser antiadherende y tiene que tener aireación en el centro, además de tener la base desmontable.


Molde típico en aluminio de angel food cake 
en posición de enfriado

Ingredientes para un molde de 25:

♦   12 Claras de huevo
♦ 125 gr. harina tamizada
♦ 270 gr. azúcar blanquilla
♦ 1/4 cucharadita de sal
♦ 1 cucharadita de cremor tártaro (en algunos súper y en tiendas de repostería)
♦ 2 cucharaditas de extracto de vainilla
♦ 6 gotitas de aroma de anís concentrado ( he usado el de cheff delice) la receta original lleva extracto de almendras y Bea directamente no le pone

Precalentar el horno a 170º

Batir las claras, (no especifica, pero yo lo he hecho todo con varillas) a velocidad baja, junto con el cremor tártaro y la sal hasta que se disuelva el polvo completamente.

Subir la velocidad de la batidora y montar las claras hasta que consigamos picos blandos. Sin parar de batir bajar la velocidad e ir incorporando el azúcar a cucharadas ( dos cada 15 segundos). Las claras ahora deberán tener un aspecto blanco brillante.
Parar la batidora y comprobar que las claras están firmes.

Añadir el extracto de vainilla y el de anís y continuar batiendo a velocidad media un minuto.

Bajar la velocidad de nuevo e ir agregando la harina a cucharadas, esperando a que haya integrado toda la harina de una cucharada antes de echar otra. Ahora la mezcla tendrá un aspecto suave y esponjoso.

Verter la masa en el molde SIN ENGRASAR, asegurándonos de que queda bien distribuida con una espátula.

Hornear 40 minutos, y si la superficie esta doradita y no parece húmeda, comprobar con un palillo cerca del centro que el bizcocho está hecho ( tiene que salir sin restos de masa líquida). Si aún no está,  programar el horno 5 minutos más y volver a comprobar. No debería de necesitar más de 50 minutos.
Retirar del horno y darle la vuelta al molde, que dejaremos enfriar por una hora en esta posición. Si el molde no tiene patitas se puede poner boca abajo sobre la boca de una botella para que se mantenga en el aire.

Es imprescindible que este bizcocho enfríe boca abajo, las proteinas del huevo que le dan su altura al angel food se endurecen cuando enfría, y si no lo damos vuelta en este proceso, quedaría desinflado. 
Por ese motivo tampoco se engrasa, para que trepe y se adhiera por las paredes y no se caiga al ponerlo panza abajo.

Cuando pase ese tiempo pasarle una espátula o un cuchillo por los bordes y alrededor del tubo para despegarlo.
Como la base es desmontable la separamos y le damos la vuelta sobre una rejilla, donde deberá terminar de enfriarse por completo (unos 45 minutos más)