miércoles, 20 de enero de 2016

Roscón de reyes




Un roscón muy rico, sin líos ni prefermentos, fácil y tierno. 
Aguanta bastante bien hasta el día siguiente, aunque nada comparable a un roscón recién horneado. Nunca más compraré ninguno en una tienda, y vosotros si lo probáis, tampoco. Además, así te puedes hacer un roscón cuando te plazca, roscón de cumpleaños, de aniversario, de . . . porque hoy es hoy !!!
Hace un par años lo intenté con otra receta y había desistido porque pensé que este dulce navideño, junto con el mazapán, no era lo mío, pero apareció esta receta y tuve que hacerla, mil gracias a Alma Obregón por compartirla y hacer las cosas más sencillas.

Para la masa del roscón:

·                  430g de harina de fuerza
·                  160ml de leche
·                  2 huevos
·                  7g levadura seca (o 21g de levadura fresca) (yo he usado la seca, de panadero)
·                  60g de mantequilla
·                  80g a 120g de azúcar blanco (depende de lo galgos que seáis, yo le pongo 100g)
·                  5g de sal
·                  Dos cucharadas (30ml) de agua de azahar (No se aprecia casi, admite más, al menos la                  de Dr. Oetker)
·                  Corteza de naranja y de limón (sin la parte blanca, que amarga)
·                  2 palos de canela

Para decorar:

·                  Azúcar blanco 
·                   Frutas confitadas
·                  Almendras laminadas o en cubitos

Hierve la leche con la corteza de limón y naranja y la canela.
Deja infusionar, tapado, hasta que la mezcla esté tibia. Cuélalo.
Añade el agua de azahar, el azúcar y la sal. Reserva. 
Si lo preparas el día de antes, y lo dejas reposar en la nevera, se concentran mucho más los aromas. Yo lo dejo atemperar antes de usarlo.

En un bol, coloca la harina mezclada con la levadura (si es levadura fresca, la deshaces con los dedos y la echas sobre la harina). Incorpora la leche infusionada y los dos huevos batidos. Amasa hasta tener una masa elástica y homogénea. Puedes hacerlo tanto a mano como usando el gancho de la amasadora.
Si es con amasadora velocidad 5, unos 5 minutos. Entonces incorporas la mantequilla en dados, blanda pero no derretida.
Si es con amasadora sigue con el gancho de masa, velocidad 8. Cuando  la mantequilla esté bien incorporada deja reposar la masa un par de minutos y trabaja otros 8 o 10 minutos, hasta que esté muy lisa y brillante, de esto depende en gran medida la esponjosidad de la masa.

Coloca la masa en un bol engrasado y cubre con film 
ligeramente engrasado  para evitar que se forme una costra. Deja fermentar hasta que doble su volumen (más o menos 1 hora). Entonces pásala a la mesa y aprieta con las manos, notando como se escapa el gas. Haz una bola con la masa y deja que repose tapada y se relaje 15 minutos antes de formarla. Si se intenta dar forma inmediatamente se desgarraría.
Usa un poco de harina para formar la masa sin que se te pegue a las manos.

Haz el agujero y forma el roscón sobre una bandeja cubierta con papel de horno. Es MUY importante que hagáis un aro enorme, muy espaciado, para que cuando crezca el roscón no se cierre el agujero. Pincela con una capa de huevo batido para que no se reseque.

Deja reposar (bien cubierto con film) en torno a 40 minutos más, o hasta que haya doblado de nuevo.

Prepara el azúcar mojado:  200g de azúcar blanco en un bol y lo rocias con unas gotitas de agua y algunas de agua de azahar. Mezcla hasta tener el azúcar "mojado".

Una vez que el roscón haya doblado el volumen, pinta con huevo batido mezclado con unas gotas de leche y decora con la fruta confitada, la almendra y el azúcar mojado.

Hornear a 180
º durante unos 20 minutos. Vigilando desde el minuto 16, para evitar que se nos haga de más, cosa que reseca nuestro roscón y le resta ternura y esponjosidad.


Trucos y consejos para un roscón sin incidentes:

·                  Utiliza harina de fuerza de buena calidad (a la venta en cualquier supermercado)
·                  Pesa correctamente todos los ingredientes y tenlos dispuestos antes de empezar con                 la receta, facilita muuucho la tarea tenerlo todo preparadito.
·                  Respeta los tiempos de reposo 
·                  No te pases con el horno !!! El mío tuesta más por el fondo, así que en el minuto 10 le doy la vuelta a la bandeja con rapidez y mucho cuidadito, nunca se me ha bajado pero me da cierto respeto hacer esto. 
También puedes cubrilo con papel de aluminio a partir de ese minuto si ves se que tuesta demasiado y crees que no está hecho. Yo creo que en el caso del roscón menos es más, así que lo dicho  . .  no te pases con el horneado o te quedará mucho menos tierno, y te aseguro que queda muy blandito, tanto que dan ganas de hincarle el diente antes de que se enfríe

Con la masa sale un roscón bastante grande (ocupa toda la bandeja del horno), o puedes dividirla en dos porciones y preparar dos roscones más pequeños.
Si quieres disfrutar de un roscón recién horneado por la mañana, cuando hayas formado el roscón sobre la bandeja, cúbrelo bien con film y mételo en la nevera. Irá creciendo lentamente durante toda la noche. 
Al día siguiente lo sacas y lo dejas volver a temperatura ambiente mientras calientas el horno, en torno a 30 minutos. Después sólo tendrás que hornearlo y disfrutarlo. Si lo vas a rellenar, déjalo enfriar completamente antes de hacerlo.


Fuente: Cupcakes maniacs (principalmente), Postreadicción, webos fritos y varios . . . he leído mucho este año ;0)