miércoles, 11 de noviembre de 2015

Chocolate chips cookies



Estas cookies son un auténtico vicio, pero de verdad verdadera, que me zampé la hornada prácticamente yo solita y no me puse a  repartir hasta que no me entró el cargo de conciencia. 
Aún las recuerdo y se me hace la boca agua, que ricas !!! 
Avisad@ quedas, si te decides a hacerlas, de que es MUY difícil comerse solamente una.

Ingredientes

250 gr mantequilla a temperatura ambiente
125 gr azúcar blanquilla
125 gr azúcar moreno
1 cucharadita de pasta o extracto de vainilla
2 huevos M 
300 gr harina de fuerza
100 gr harina de repostería
2 gr bicarbonato
2 gr levadura en polvo
200 gr chocolate troceado (yo he usado chips)
sal en escamas

Elaboración

Tamiza las harinas y añade el bicarbonato y la levadura en polvo. Reserva.

En el bol de la batidora, o manualmente con unas varillas bate la mantequilla junto con los dos tipos de azúcar justo hasta  que se integren bien, pero sin batir en exceso para no calentarla. 
Añade la vainilla y mezcla.
Agrega los huevos de uno en uno y mezcla hasta que se integren bien.

Añade de un golpe la harina que habías reservado y mezcla hasta conseguir una masa lisa y uniforme. Por último añade los trozos o chips de chocolate.

En una bandeja con papel de hornear ve formando bolitas (yo me ayudo con un dosificador de helados pequeño para que todas las cookies tengan mas o menos el mismo tamaño; saldrán de 20 a 24 galletas dependiendo del tamaño de tu dosificador) y espolvorea con sal en escamas (no mucha pero sin miedo, que es lo que le da el puntillo diferente). 

Introduce en el frigorífico durante toda la noche o un mínimo de un par de horas si tienes mucha prisa. 

Precalienta el horno durante 15 minutos a 210º e introduce la bandeja con las bolitas de masa recién sacadas del frigorífico en la parte central del horno. Baja la temperatura a 180º  y hornea durante 9-10 minutos.
Quizás te parezca que aún no están del todo hechas cuando las saques del horno, pero si lo están.  Se terminan de hacer fuera del horno con el propio calor que aún contienen. Pásalas a una rejilla. 

Para conservarlas mejor en una lata, aunque yo esta vez las puse en un galletero de esos antiguos de cristal y se conservaron perfectamente los pocos días que me duraron

Fuente: Sofhie Bakery (échale un vistazo a su entrada, tiene publicados muy buenos consejos)