miércoles, 3 de junio de 2015

Galletas de avena y naranja

 
 
 
Unas galletas ideales para desayuno (o para cuando se quiera), sanas, naturales y muy digestivas.
 
Ingredientes para unas 24-25 galletas
 
100 g de mantequilla a temperatura ambiente

100 g de azúcar moreno (120 g en receta original)

1 huevo pequeño

Una pizca de sal

150 g de harina integral d
e espelta

4 g de levadura química

1 cucharada sopera de miel

100 g de copos de avena

La ralladura de una naranja

Copos de avena para decorar
 
Preparación
 

1. Precalienta el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.
2. Lava bien la naranja y sécala. Ralla su corteza y reserva.
3. Monta la mariposa. Echa la mantequilla y el azúcar en el vaso y programa 5 minutos a velocidad 3.
4. Añade el huevo y la sal por el bocal, y programa otros 2 minutos a la misma velocidad. Quita la mariposa.
5. Incorpora la harina de espelta, la levadura, la miel, los copos de avena y la ralladura de naranja, y programa 15 segundos a velocidad 3. Termina de mezclar con la espátula.
6. Forma con tus manos pequeñas bolas de unos 3,5 cm de diámetro. Ponlas en una bandeja sobre papel de hornear y pincélalas con un poco de agua.
7. Pon copos de avena en un cuenco. Coge cada bola de masa y deposítala en el cuenco de los copos por la zona que has pincelado con agua. Déjala de nuevo sobre la bandeja y aplástala un poco con la palma de tu mano. Estas galletas no se expanden: con la forma que las dejes, así se quedan.
8. Hornea a 180ºC, calor arriba y abajo durante 12-15 minutos. Con este tiempo quedan duras por fuera pero con el corazón blando. Ojo, los tiempos son orientativos: dependen de tu horno y del tamaño de tus galletas.
9. Déjalas enfriar en una rejilla y guárdalas en un bote metálico, o si prefieres que se conserven más blandas, en un plato tapadas con plástic
1. Precalienta el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

2. Lava bien la naranja y sécala. Ralla su corteza y reserva.

3. Monta el accesorio varillas. Pon la mantequilla y el azúcar en el cuenco de la amasadora y bate a velocidad media durante 5 minutos.

4. Añade el huevo y la sal, y bate durante otros 2 minutos.

5. Cambia al accesorio pala. Incorpora la harina de espelta, la levadura, la miel, los copos de avena y la ralladura de naranja, y remueve 2 minutos a velocidad media. Termina de mezclar con una espátula.

6. Forma con tus manos pequeñas bolas de unos 3,5 cm de diámetro. Ponlas en una bandeja sobre papel de hornear y pincélalas con un poco de agua.

7. Pon copos de avena en un cuenco. Coge cada bola de masa y deposítala en el cuenco de los copos por la zona que has pincelado con agua. Déjala de nuevo sobre la bandeja y aplástala un poco con la palma de tu mano. Estas galletas no se expanden: con la forma que las dejes, así se quedan.

8. Hornea a 180ºC, calor arriba y abajo durante 12-15 minutos. Con este tiempo quedan duras por fuera pero con el corazón blando. Ojo, los tiempos son orientativos: dependen de tu horno y del tamaño de tus galletas.

9. Déjalas enfriar en una rejilla y guárdalas en un bote metálico, o si prefieres que se conserven más blandas, en un plato tapadas con plástico transparente.
Fuente: Webos fritos