sábado, 22 de junio de 2013

Galletas de encaje.

Estas galletas las había visto en varios sitios, pero no me decidía, hasta que las vi en Postreadicción,  y como todo lo que hace esta mujer me gusta y está muy bien explicado, me puse manos a la obra por fin para un regalito que tenía que hacer.


A algunas les pegué unas figurillas de fondant (hechas con un molde de silicona) y les hice solo unos agujerillos en el borde. 





De la última hornada






Aquí os dejo la receta (copiada de la de Julia)

Galletas de encaje o doily biscuits de Bea

  
Ingredientes:

150 g mantequilla a temperatura ambiente
125 g azúcar glas
1 huevo
1 cucharadita de esencia de vainilla
1/2 cucharadita de esencia de mantequilla
450 g harina
1 chorrito de leche para ligar la masa

Con la Kitchen Aid con el accesorio de palas planas, batir la mantequilla a velocidad 3 durante 1 minuto. Bajar con una espátula lo que haya en las paredes y en la pala y volver batir a la misma velocidad durante otro minuto. Bajar a velocidad 1 e ir añadiendo el azúcar a cucharadas. Cuando el azúcar esté bien integrado, volver a subir a velocidad 3 y batir durante 2 minutos.
Bajar a velocidad 1 y añadirle despacio el huevo ligeramente batido y la cucharadita de esencia. Seguir batiendo hasta que estén bien integrados. Si es necesario, parar la máquina para bajar lo que quede en las paredes. Comenzar a añadir la harina a cucharadas a velocidad 1. Batir lo justo para que se integre la harina. Añadir un chorrito de leche, lo necesario para que la masa no quede desmigajada y batir un poco más a velocidad 1.
Colocar la masa sobre un papel de hornear y dividirla en dos trozos iguales. Coger uno de los trozos, ponerlo sobre papel de hornear y darle forma rectangular con las manos. Colocar otro papel de hornear encima y con un rodillo estirar la masa con un grosor uniforme de unos 6 mm. Hacer lo mismo con el otro trozo.
Ponerlos en una bandeja de hornear, uno encima de otro, con cuidado de que no se doblen. Dejarlos enfriar en la nevera un mínimo de 2 horas, o en el congelador 15 minutos.
Al sacar la masa pasarle el rodillo por encima una o dos veces, por si hubiera perdido un poco la forma, y cortar las galletas con los cortapastas. Si mientras cortamos la masa toma demasiada temperatura, meterla un rato en la nevera o será difícil trabajar con ella.



Volver a dejar la bandeja en la nevera con las galletas ya cortadas, esta vez durante 15 minutos en nevera (o bien 10 minutos en el congelador). Los recortes sobrantes se vuelven estirar entre dos papeles de hornear y a enfriar en la nevera durante al menos 15 minutos.
Precalentar el horno a 175º C con calor arriba y abajo, y sin aire, e introducir la bandeja durante unos 14 minutos (hasta que empiecen a dorarse por los bordes). Hornear solo una bandeja por vez, situándola en la parte central del horno (ni arriba ni abajo).
Dejar reposar las galletas sobre la bandeja 3 minutos al sacarlas del horno y pasarlas luego a una rejilla hasta que se enfríen.